Escuela-de-familias_vitalia-alcala-de-henares_la-nutrición-en-patologías-crónicas

El viernes 24 de marzo de 2017 se impartió en Vitalia Alcalá de Henares una charla sobre la nutrición en las patologías crónicas. Jorge López y María José García, Médico y Enfermera de Vitalia Alcalá hablaron sobre diferentes patologías crónicas como son: las enfermedades coronarias, la Diabetes Mellitus, la hipertensión, las enfermedades renales y las enfermedades del hígado, todas ellas con un factor común: requieren una dieta correcta y adecuada.
La importancia de la nutrición
Las enfermedades crónicas tienen una larga duración y por lo general son de progresión lenta. La diabetes, los infartos, las enfermedades cardíacas, enfermedad renal… son las principales causas de mortalidad en el mundo, siendo responsables del 63% de las muertes. Se trata de enfermedades claramente vinculadas a nuestro estilo de vida, por ello hay que atender de una manera más comprometida y consciente a nuestra manera de vivir.
Numerosos estudios demuestran que la alimentación es un pilar fundamental en la prevención de enfermedades y juega un papel muy importante también en el correcto funcionamiento del sistema inmunológico y en tener una mayor resistencia en procesos infecciosos agudos.
Las enfermedades crónicas no son sólo consecuencia de comer en exceso, sino también del desequilibrio de la dieta.

Recomendaciones Generales:
• Dieta variada y equilibrada: 50-60% Hidratos de carbono, 10-15% de proteínas y 20-30% de grasas.
• Es importante realizar cinco comidas diarias, sin saltarnos ninguna.
• Siempre es mejor hornear o hervir los alimentos en lugar de freírlos.
• Consumo de carne: evitar cerdo, cordero y pato.
• Consumo de pollo: sin piel y sin grasa.
• Pescados no grasos. Pescado azul.
• Productos lácteos desnatados.
• Consumir de tres a cinco piezas de frutas y/o verduras al día.
• Consumir dos raciones de legumbres a la semana.
• Reducir el consumo de grasas saturadas.
• Reducir el consumo de productos de bollería industrial y pastelera.
• Mantener una ingesta hídrica adecuada.
• Evitar el consumo de bebidas refrescantes.
• No fumar.
• Consumo de alcohol moderado.
• Realizar ejercicio físico diario.

La enfermedad coronaria
La enfermedad coronaria, cardiopatía coronaria o cardiopatía isquémica es un conjunto de alteraciones cardiacas que ocurren por un desequilibrio entre el flujo sanguíneo de las arterias coronarias o flujo coronario y el requerimiento de oxígeno del músculo cardíaco o miocardio. Este desequilibrio produce una isquemia cuyos efectos son metabólicos, mecánicos y eléctricos. Es la principal causa de muerte en la mayoría de los países desarrollados.
La principal causa de la enfermedad coronaria es el estrechamiento de las arterias coronarias que irrigan el corazón a causa de la ateroesclerosis, que básicamente consiste en la acumulación de lípidos en el lumen (ateroma) de una o más arterias coronarias

Tipos:
• Angina de pecho o angor pectoris o arteriopatia coronaria: Es un dolor, generalmente de carácter opresivo, localizado en el área retroesternal. El mismo es ocasionado por insuficiente aporte de sangre (oxígeno) a las células del miocardio sin llegar a provocar necrosis celular.
• Infarto agudo de miocardio: Infarto agudo de miocardio, hace referencia a una falta de riego sanguíneo (infarto) en una parte del corazón producido por una obstrucción en una de las arterias coronarias.

Factores de Riesgo:
Los factores de riesgo de la enfermedad coronaria se pueden clasificar en no modificables o modificables.
1) Factores de riesgo no modificables :
Son aquellos factores de riesgo que no se modifican cuando se interviene sobre ellos como:
Edad: la incidencia de enfermedad coronaria aumenta progresivamente con la edad
Género: los varones tienen un riesgo mayor de padecer enfermedad coronaria que las mujeres
Herencia: factores hereditarios
2) Factores de riesgo modificables :
Son aquellos factores de riesgo de padecer o agravar una enfermedad coronaria que pueden ser modificados. (Colesterol elevado, la hipertensión arterial, el tabaco: los fumadores tienen más del 50% riesgo de enfermedad coronaria que aquellos que no fuman).

Diabetes Mellitus
La diabetes mellitus (del griego sabor a miel) (DM) es un conjunto de trastornos metabólicos, cuya característica común principal es la presencia de concentraciones elevadas de glucosa en la sangre de manera persistente o crónica, debido ya sea a un defecto en la producción de insulina, a una resistencia a la acción de ella para utilizar la glucosa, a un aumento en la producción de glucosa o a una combinación de estas causas.

Tipos:
a. La diabetes mellitus tipo 1, en la que existe una destrucción total de las células β, lo que conlleva una deficiencia absoluta de insulina. Representa entre un 5 a un 10% de las DM.
b. La diabetes mellitus tipo 2, generada como consecuencia de un defecto progresivo en la secreción de insulina, de un aumento de la resistencia periférica a la misma y de un aumento de la producción de glucosa. Representa entre un 90 a un 95% de las DM.
c. La diabetes gestacional, que es diagnosticada durante el segundo o tercer trimestre del embarazo.
Diabetes producida por otras causas:
Defectos genéticos de la función de las células.
Defectos genéticos en la acción de insulina.
Enfermedades del páncreas exocrino (por ejemplo, fibrosis quística).
Endocrinopatías (por ejemplo, acromegalia, síndrome de Cushing).
Inducida por fármacos o químicos (por ejemplo, pentamidina, ácido nicotínico, glucocorticoides).
Infecciones.

Signos y síntomas más frecuentes:
• Poliuria, polidipsia y polifagia.
• Pérdida de peso a pesar de la polifagia. Se debe a que la glucosa no puede almacenarse en los tejidos debido a que éstos no reciben la señal de la insulina.
• Fatiga o cansancio.
• Cambios en la agudeza visual.
• Signos y síntomas menos frecuentes:
• Vaginitis en mujeres, balanitis en hombres.
• Aparición de glucosa en la orina u orina con sabor dulce.
• Ausencia de la menstruación en mujeres.
• Aparición de impotencia en los hombres.
• Dolor abdominal.
• Hormigueo o adormecimiento de manos y pies, piel seca, úlceras o heridas que cicatrizan lentamente.
• Debilidad.
• Irritabilidad.
• Cambios de ánimo.
• Náuseas y vómitos.
• Mal aliento

La hipertensión arterial
La presión arterial es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre a su cuerpo.
Las lecturas de la presión arterial generalmente se dan como dos números. El número superior se denomina presión arterial sistólica. El número inferior se llama presión arterial diastólica. Por ejemplo, 120 sobre 80 (escrito como 120/80 mm Hg).
Una presión arterial normal es cuando la presión arterial es menor a 120/80 mm Hg la mayoría de las veces.
Una presión arterial alta (hipertensión) es cuando la presión arterial es de 140/90 mm Hg o mayor la mayoría de las veces.

Causas:
Muchos factores pueden afectar la presión arterial, incluso:
-La cantidad de agua y de sal que usted tiene en el cuerpo.
-El estado de los riñones, el sistema nervioso o los vasos sanguíneos.
-Sus niveles hormonales.

La mayoría de las veces no se identifica ninguna causa de presión arterial alta. Esto se denomina hipertensión esencial.

La hipertensión causada por otra afección o por un medicamento que esté tomando se denomina hipertensión secundaria y puede deberse a:
-Enfermedad renal crónica
-Trastornos de las glándulas suprarrenales (como feocromocitoma o Síndrome de Cushing)
-Hiperparatiroidismo
-Embarazo o preeclampsia
-Medicinas como las píldoras anticonceptivas, pastillas para adelgazar y algunos medicamentos para el resfriado y para la migraña
-Estrechamiento de la arteria que irriga sangre al riñón (estenosis de la arteria renal)

Factores de riesgo:
-Es obeso
-Con frecuencia está estresado o ansioso
-Toma demasiado alcohol (más de 1 vaso al día para las mujeres y más de 2 para los hombres)
-Consume demasiada sal
-Tiene un antecedente familiar de hipertensión arterial
-Tiene diabetes
-Fuma

Síntomas:
En la mayoría de los casos, no se presentan síntomas.
Los síntomas incluyen:
-Dolor de cabeza fuerte
-Náuseas o vómitos
-Confusión
-Cambios en la visión
-Sangrado nasal

Nutrición en las Enfermedades Coronarias
El objetivo es:
o Realizar la prevención secundaria de los factores de riesgo cardiovascular, reducir la carga de trabajo del corazón y promover pautas de estilo de vida saludable.
o Asegurar un peso saludable es fundamental, ya que la obesidad es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular modificables.
o La aportación de nutrientes debe ser equilibrada, rica en carbohidratos, suficiente en proteínas de alto valor biológico y baja en grasas saturadas.
o Se recomienda que las grasas totales cubran menos de un 30% del total de calorías. Es muy importante distribuir los ácidos grasos de manera saludable, o sea, que se favorezca la presencia de ácidos grasos insaturados y se limite la cantidad de ácidos grasos saturados y colesterol.
o Los Hidratos de Carbono representarán aproximadamente el 55% de las calorías totales. Para lograrlo, es fundamental aumentar el consumo de frutas, verduras y cereales (preferiblemente integrales).
o Al menos cinco raciones diarias deben provenir del grupo de frutas y verduras.
o Las proteínas deben aportar alrededor del 15% de las calorías totales. Están presentes en carnes, pescados, huevos, aves, legumbres y lácteos.
o Hacer cinco comidas diarias. Este fraccionamiento contribuye a que el gasto cardiaco necesario para metabolizar los alimentos sea menor.
o Moderar el consumo de bebidas estimulantes como café y té; y no tomar bebidas azucaradas.
o Consumir preferentemente aceite de oliva, evitando la mantequilla, la margarina, las grasas hidrogenadas y las grasas animales.
o Utilizar la sal con moderación; sustituir por otros condimentos como el vinagre, el limón y diferentes especias para aumentar el sabor.
o La adopción de hábitos cardiosaludables, como dejar de fumar, consumo moderado de alcohol y hacer ejercicio, es una medida imprescindible para mantener nuestro corazón sano.
o El sedentarismo es otro factor de riesgo cardiovascular que afecta negativamente a todos los órganos y sistemas del organismo, incluyendo el estado de ánimo y además reduce el colesterol HDL (beneficioso).
o En el caso de la actividad física, ésta debe emprenderse siempre bajo indicación médica y de manera gradual, en función de nuestras posibilidades.
diabetes

 

Vitalia Alcalá de Henares es un centro especializado en la rehabilitación de Alzheimer, 
Ictus y Parkinson.  Trabajamos desde la prevención y el Envejecimiento Activo. 
Atención y mediación familiar.
Centro Concertado con la Consejería de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid y Centro Autorizado por la Comunidad de Madrid para canjear la prestación del Cheque Servicio
(Ley de Dependencia)
Con el mismo cariño, pero con más medios
VITALIA Alcalá de Henares. C/ Milán, 52. 28805. Alcalá de Henares. Madrid
Tlf: 91 882 37 11. Correo: infoalcaladehenares@vitalia.com.es
En Twitter: @VitaliaAlcalaH  / https://twitter.com/VitaliaAlcalaH
quinto-aniversario-vitalia-alcala-de-henares-centro-de-dia-expertos-en-mayores

Deje su comentario