pascal-campion_ruben-dario_monica-lopez-bordon_poesia
El gran bosque es nuestro templo; allí ondea
y flota un santo perfume de amor
Rubén Darío

Apenas había despertado la mañana
cuando abrí los ojos
y supe que habíamos encontrado 
nuestro bosque, nuestro paraíso.
Lentamente recorro la piel de tu cuerpo
y casi puedo sentir la calidez
de tu corazón latiendo en mis manos.
La felicidad me inunda el pecho
de norte a sur, de este a oeste.

Tengo el tiempo escrito en toda mi alma,
tantas horas por contar,
tantas palabras por escribir,
tanto por decir…
Como cuando yo contigo
y tú conmigo 
nos perdemos anclados
en nuestro mar y lo que nos asombra
es toda su plenitud.

Siempre remamos sin mirar atrás.

De nuevo abro los ojos,
la mañana sigue sin desperezarse
y tú continúas ahí, mirándome,
tiernamente, envuelto en 
nuestro perfume de amor.

Me miras a los ojos y acariciando
la comisura de mis labios dices:
“Sabes, amor, me gustaría 
que toda la vida fuese primavera,
nuestra primavera”.

Entonces amanece y la mañana
se inunda de luz.
www.monicalopezbordon.com

Otros poemas:

    4 comentarios

  1. Rafael 20/06/2016 at 21:10 Responder

    Preciosos versos para despedir una primavera que nunca se olvidará…
    Un abrazo.

  2. Mónica López Bordón 20/06/2016 at 21:23 Responder

    Gracias, Rafael. Besos y feliz verano!!!

  3. Sneyder C. 21/06/2016 at 17:41 Responder

    El amor hace ver la vida con los mejores colores…muy bonitos versos de despedida a la primavera…
    Feliz verano.

    Un cálido abrazo

  4. Mónica López Bordón 21/06/2016 at 17:42 Responder

    Muchas gracias, Sneyder, otro abrazo para ti y muchos besos

Deje su comentario




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.